¿Cómo mantener tus datos seguros en operaciones bancarias online?

La información financiera suele ser una de las más vulnerables al acceder a Internet. Esto sucede principalmente debido al hecho de que algunos espacios virtuales como las bancas digitales pueden convertirse en un riesgo para diferentes usuarios que día a día optan por aprovechar las grandiosas ventajas que brindan estas webs, especialmente en lo que respecta a tiempo y dinero.

En este artículo te mostraremos algunas claves y consejos que te serán de mucha ayuda para mantener tus datos seguros al acceder a la banca digital.

Claves para mantener los datos seguros al acceder a la banca digital

Si bien algunas entidades bancarias han invertido de un modo notorio en el ámbito de la privacidad y seguridad digital, ofreciendo excelentes políticas y condiciones a sus clientes, hay otras que a simple vista dan luces del nivel de riesgo que puede existir cuando sus usuarios acceden a sus sitios webs a realizar alguna transacción financiera.

Para evitar ser víctimas de algún tipo de fraude financiero al usar la banca digital, se recomienda poner en práctica las siguientes claves:

No dar a conocer a terceras personas las contraseñas de acceso a la banca móvil

Una de las maneras de ser víctima de un fraude electrónico consiste en compartir este tipo de información financiera que es de carácter confidencial a otras personas para solicitar ayuda.

Tampoco hay que dar a conocer detalles como el código o patrón que se emplee como contraseña para acceder a los dispositivos electrónicos desde los que se hacen las transacciones financieras, bien sea que se trate de ordenadores, tabletas o móviles.

Evitar emplear dispositivos ajenos o de uso público

Se debe procurar en la medida de la posible evitar el acceso a dispositivos de terceras personas, así como los de uso público, ya que de esa forma se incrementan los riesgos en el ámbito de la ciberseguridad.

Cuando se realizan operaciones bajo estas circunstancias, el estado de vulnerabilidad de los usuarios se incrementa porque sus datos podrían ser usados por otros si quedan registrados.

No introducir datos de carácter confidencial en redes de WiFi públicas

En aquellas situaciones en las que sea necesario acceder a redes públicas de WiFi, tienen más nivel de vulnerabilidad los datos de acceso a Internet, ya que estos podrían quedar en manos de delincuentes informáticos que se suelen aprovechar de estas circunstancias para robar esta información.

En el caso de que se amerite conectarse a la banca digital bajo estas condiciones, lo más recomendable es usar una VPN que es una opción de seguridad digital muy útil en estas circunstancias porque va a cifrar la información de tráfico.

Instalar las actualizaciones de sistemas operativos y softwares que sean más recientes

Es recomendable que se instalen todas las actualizaciones del sistema operativo y el software que se esté empleando, para no dejar posibles puertas de acceso abiertas que los ciberdelincuentes se aprovecharían para infectar el dispositivo u obtener datos.

Existen diferentes programas que sirven para instalar de modo automático las actualizaciones e incluso que los usuarios deban estar pendientes de estas, puesto que estos buscan parches de seguridad y nuevas versiones, incrementando la protección al máximo.

Usar una contraseña diferente para cada cuenta bancaria

Este es uno de los aspectos más importantes con respecto a la seguridad digital, siendo conveniente usar una contraseña para cada cuenta bancaria que sea exclusiva. En este sentido, hay que evitar que la clave que se emplee para acceder a la banca digital sea la misma que la de un correo electrónico o redes sociales.

Aquellas personas que usan la misma contraseña de acceso a la banca digital para muchos sitios webs o en diferentes bancos, aumentan sus riesgo durante las conexiones a Internet.

Conclusiones

La seguridad digital de los bancos depende en gran parte de los usuarios, ya que, en muchos de los delitos electrónicos que se cometen, estos pueden tener una gran cuota de participación al desconocer algunas prácticas que pueden aminorar los riesgos de que terminen siendo presa de este tipo de actos ilícitos.

Es vital cuidar cada uno de los documentos personales o de índole financiero que se manejen al realizar operaciones bancarias online, puesto que, si estos se extravían, los usuarios podrían terminar siendo una cifra más en las estadísticas de las víctimas de fugas de datos.